Pautas Jueves

Encontré al Amor de mi alma


Cantar 3,2; Salmo 119, 77



Dispongámonos a escuchar a Dios, que se acerca a nuestro corazón y quiere hablarle. Las Palabras de hoy han sido escritas para que nos den alegría, una alegría que nace de estar unidos a Jesús, a su causa, a su sueño de vivir un mundo de hermanos, ¿de dónde nace mi alegría?.

De haber encontrado a Jesús, al que abrazo y no soltaré jamás, para Él, siempre habrá un lugar en mi casa, en mi corazón, en mi mente, porque Jesús es consciente también de mi presencia y yo lo bendeciré por siempre porque su mano me sostiene.

Jesús cuando se encuentra con nosotros quiere celebrar y compartir conmigo su fe en el Padre, fe en la que nace su fuerza, su confianza y su amor, también nosotros debemos cuidar nuestra fe para que sea parte de nuestro día a día, para eso necesitamos hacer silencio, dejar reposar al corazón, para que la imagen de Jesús, se vaya haciendo central en nuestra vida.

Viviendo en la presencia de Jesús tengo mucho que ganar, y pedirle luz que me haga consciente de su paso por mi vida, que me detenga ante su puerta deseando compartir este momento con aquel que acompaña mi propio paso, me pongo en su presencia y me dispongo, a lo que Él quiera.

Dedico el día y todo, a mi Señor, mi ser frágil, que se vuelve fuerte al encuentro con el Señor, me levanto y me dispongo a seguir en camino con la energía recuperada para amar y servir a mis hermanos.

El encuentro con Jesús, no me vuelve solitario, sino que desde donde yo estoy, sirvo a mis hermanos, Comunidad, Iglesia, desde mi oración, de mi entrega total, a ese Niño nacido en un pesebre nos dispone a ser como Él.

Y yo seré cuidadoso de su presencia en donde quiera que vaya, su presencia me hace testigo de su amo, de su Palabra, de su vida: en mi trabajo, en mi hogar, en la universidad, cuidando mis palabra, gestos actitudes y todo aquello que me ayude a construir un mundo más de hermanos.

María, Madre, vida, dulzura y esperanza nuestra, ayúdanos a conservar a Jesús en nuestro corazón y en el corazón de los hermanos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lo que hiciste por uno de ellos, a mí me lo hiciste

“DIOS ME CUBRE CON SU MANTO”