Oramos para asumir la escala de valores del Evangelio



“No sigan la corriente del mundo en que vivimos, sino más bien transfórmense a partir de una renovación interior. Así sabrán distinguir cual es la voluntad de Dios, lo que es bueno, lo que le agrada, lo que es perfecto”. Romanos 12,2.

Le doy gracias al Señor por haberme salido al encuentro, porque no fui yo,  sino El quien salió a buscarme, quien me hizo mirarle, conocerle, y amarle, “soy lo que soy por ti Señor”, la libertad que tengo, me la va dando tu Palabra que me dice al oído “permanezcan en mi Palabra, así conocerán la Verdad y la Verdad les hará libres”.

Y es verdad Señor tu Palabra nos libera, no saca, nos  rescata de la corriente del mundo en que vivimos, de ese mundo que ha puesto sus valores en   los placeres, en las riquezas y en los honores.
Tu palabra nos hace sacudirnos de todo eso interiormente, no mas esclavitudes, tu nos dices que el hombre vale por lo que Es. Tú vas contracorriente primero para enseñarnos a defender la vida, como cuando te prohíben curar a un hombre en día sábado, y les haces ver que la vida de un hombre es más importante que la Ley. Mc 3,4

Toda tu vida en este mundo fue para restablecer los valores del Reino, juntándote con los pecadores para enseñarnos que hay que rescatar al hombre de criterios humanos, que nos han hecho creer que la felicidad, y el valor de la persona está en el tener, en el vestir bien, en tener muchos títulos, en los lujos etc,  ¿y qué pasó cuando los tuvimos en nuestras manos?, nos sentimos estafados por completo, toda la vida nos engañaron, dijimos: “esto no es lo que yo esperaba,  no es  nada “ como dice Pablo  en algunas traducciones “es basura”.

“Pero al conocer a Cristo consideré todas mis ventajas como cosas negativas. Más aun todo lo considero al presente como peso muerto en comparación con eso tan extraordinario que es conocer a Cristo Jesús, mi Señor. A causa de él ya nada tiene valor para mí y todo lo considero como pelusas mientras trato de ganar a Cristo. Y quiero encontrarme en Él, no teniendo ya esa rectitud que pretende la Ley, sin o aquella que es fruto de la fe de Cristo quiero decir la reordenación que Dios realiza a raíz de la fe”. Filipenses 3, 7-9

Así es hermanos oramos para encontrarnos en El, asumir sus valores, no los de la Ley no los del mundo,  sino una reordenaciones valores a raíz de la fe.

Cuantos caímos en la trampa de la corriente de los valores del mundo, muchas de las persona que están en la cárcel (material), siguieron esa corriente, vivieron engañando, arrebatando,  quitando vidas por  “ el tener” lo que creían que “valía”, “les haría valer en el mundo sentirse importante4s y felices”. Y mucho están todavía en la cárcel de sus criterios frívolos superficiales, esclavos de las tarjetas de crédito, recuerdo que cuando descubrí los valores del Evangelio lo Verdadero, “quemè” las tarjetas, canécele todo y nunca mas volví a caer en esas trampas.   

Lo real lo verdadero eres Tu Señor, el Valor Único de nuestra vida nos lo da el haber sido creados a tu imagen y semejanza, el valor de nuestra vida es el Ser, por eso te  agradezco mucho el enseñarme a orar cada mañana, el traspasarme a través de tu  Palabra tus valores, tu manera de pensar de sentir, enseñarme a ser libre de criterios y juicios humanos, orando , dialogando contigo me enseñas que si sigo los Valores del Evangelio, que se centran en amarte a Ti por sobre todas las cosas y a mi prójimo como a mí misma, encontraré la verdad, la libertad, y puedo hacer mucho bien al mundo,  si vivo tus valores en medio de ellos, dando luz a los que están ciegos a los que no han conocido otra manera de pensar, darles la opción de conocer otra Vida, otra alternativa, ponerles delante la Vida verdadera a través de mi testimonio de vida, presentarles Otra opción, la Buena Nueva , que tengan opción de elegir vivir con los criterios, los valores del Evangelio.

Oramos para renovarnos interiormente sacar esos viejos valores, que nos esclavizan  y que están tan arraigados en la mente y corazón. Con la luz de la Palabra todo queda al descubierto, nos hace discernir lo que es de Dios lo que no lo es, lo que es bueno, lo que le agrada, lo perfecto nos hace gustar las cosas de Dios, ver la diferencia que hay entre las cosas que nos presenta el mundo y los valores del Evangelio.

Qué bonito es conocerte Señor, elegir tus enseñanzas, acoger tus criterios, que nos dan paz, de saber que es estamos en lo cierto, lo verdadero, que estamos haciendo bien, que somos felices y hacemos felices  a los demás, entonces el ir contracorriente a pesar de ser una lucha, porque como tú nos has dicho “el Reino es cosa que se conquista”  , nosotros nos sentimos por la Espada de tu Palabra conquistadores de una Verdad,  de unos valores por los que valen la pena sacrificarlo todo, venderlo todo para tener el Tesoro de una vida interior, renovada según tu Palabra.

Ayúdanos Mamita a no dejarnos arrastrar por la corriente del mundo, a asumir los valores del Evangelio e ir al rescate de muchos hermanos, que se ahogan y se dejan esclavizar por las cosas materiales, y dejan de dar los verdaderos valores a sus hijos, a los que les rodean y siguen alimentado la corriente de falsedades.

Dios nos bendiga.
nila

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lo que hiciste por uno de ellos, a mí me lo hiciste

“DIOS ME CUBRE CON SU MANTO”