La Palabra de Dios da fundamento a todo.


Jn1,3; Col 1,15-16; Hebreos 11,3.
Somos familia misionera, “Cimentada en Cristo capaz de construir un mundo nuevo”, esto nos recuerda nuestra identidad es Misionera y por ser Misionera, busca expresarse, quiere manifestarse y necesita expandirse, “Que todos lleguen al conocimiento de la Verdad”2. Y esto sólo se logra a través de la Palabra, que nos hace conscientes y nos hace apóstoles de Cristo.

Celebrar el jubileo significa acoger profundamente lo que DIOS ES en nuestra vida, y al igual que Jesús proclamar el año de gracia con la expresión “El Espíritu del Señor está sobre mi” (cf. Lc 4,18).

Para la familia Verbum Dei es tiempo de ser Palabra de Dios, ¿cómo podemos hacer para que la Palabra de Dios dé fundamento a todo? Es poner bases firmes a nuestra fe, que es dialogar cada día con Jesús y en el diario vivir y escuchar qué quiere Dios de nosotros, con los que me rodean, en mi trabajo, en mis estudios, con mi familia.

Dios, es claro cuando nos dice: Por él se hizo todo, y nada llegó a ser sin él. Lo que fue hecho Juan 1,3

Porque me amó desde el inicio de la creación, y toda su vida fue una entrega para que yo pudiera a costa de amor, a responderle, no de labios para fuera sino captar todo lo que ha hecho y asimilar lo que él le dice a mi vida, el fundamento de nuestro vida estar con Él porque nos ama y se ha quedado entre nosotros para alimentarnos del trato y diálogo con Él, si nosotros no dialogamos con Él y descubrimos su voluntad, es como la casa construida sobre arena que al menor viento, la casa se derrumba.

Fundamentar nuestra Vida en Cristo no es hacer cosas por el Señor, dedicarnos a hablar de Él, no es leer pautas y pensarlas durante el día, no es aprender la Palabra de memoria, cimentarse en la Palabra es “SER” lo que Él es, en la medida que le escucho y hago lo que Él me dice.

… porque en él fueron creadas todas las cosas, en el cielo y en la tierra, el universo visible y el invisible, Tronos, Gobiernos, Autoridades, Poderes... Todo fue creado por medio de él y para él. Col 1,15-16

Por la fe creemos que las etapas de la creación fueron dispuestas por la palabra de Dios y entendemos que el mundo visible tiene su origen en lo que no aparece. Hebreos 11,3

¿Cómo captar que todo lo hizo para decirme que me ama y que conmigo quiere estar, que todo lo ha hecho es para conquistar mi corazón? Primero acercarme a todo con esa actitud de asombro, acercarnos a la Palabra como los niños pequeños cuando está en la etapa de conocer el mundo que los rodea y pregunta todo, porque todo le resulta novedoso, a veces vamos a la oración, a las pautas o a la Escuela de la Palabra, con ese aburrimiento de quien va a lo mismo, porque según nosotros ya conocemos esa cita, pero es ir con la actitud de ¿Qué quiere Dios de mi?¿Por qué me lo dice? El primer paso es escucharle porque su Palabra está cargada de vida y amor para mí y los míos; y para fundamentar la Palabra en mi Vida hay que ponerla en práctica, ser Palabra de Dios, es ser consciente de que esa Palabra es Cristo, y que con la Palabra voy adquiriendo el pensar, el hacer, el vivir de Cristo, indispensable en nuestra vida, en nuestro seguimiento, porque la vida que tengo es por Él y es una vida en abundancia llena de gozo que cuando me fundamento en ´Él, nada ni nadie me lo puede quitar.

Pidamos a María que nos enseñe a tener en nuestra Vida, a la Palabra como fundamento, para como Ella poder decir que gracias a escuchar la Palabra y decir ¡SI! dejamos a Dios a hacer grandes maravillas en nuestra vida y en la vida de todos cuántos se acercan hoy a nosotros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lo que hiciste por uno de ellos, a mí me lo hiciste

“DIOS ME CUBRE CON SU MANTO”