Personal y Comunitariamente el Espíritu nos llama para el reino

Lucas 4,42-43; Juan 3,16

 

Jesús salió al amanecer y se fue a un lugar solitario. La gente lo andaba buscando, y los que pudieron dar con él le insistían para que no se fuera de su pueblo.



Pero Jesús les dijo: «Yo tengo que anunciar también a las otras ciudades la Buena Nueva del Reino de Dios, porque para eso he sido enviado.»

¡Así amó Dios al mundo! Le dio al Hijo Único, para que quien cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.

Jesús quiero aprender de ti a dar la Palabra para que ninguno se pierda, a veces nos queremos quedar con lo espectacular de tus milagros y cosas sobrenaturales que hacías;  pero tú sabes ponerlos en su sitio, he venido a salvar, tú misión es primero, porque primero es la obediencia al Padre.

Tú quieres que  entendamos el mensaje, que te sigamos porque tu vida nos atrae y queremos responder a tu llamado con un corazón sincero, responder a tu Palabra con la misma vida que nos has venido enseñar y no quedarnos con lo espectacular de tus milagros.

Hoy nos toca  reflexionar ¿Cómo seguimos a Jesús?  ¿Qué queremos de Él? Lo sigo porque tengo necesidades y creo que Él, puede hacerme  el milagro y eso es verdad; tú puedes seguir haciendo los milagros  pero ¿ese es el objetivo de mi seguimiento? Hazme recapacitar que me debo quedar con la persona del que hace milagros y no con el milagro, que deseo vivir la buena nueva del reino que es conseguir creer en ti, conocerte y amarte sobre todas las cosas, aún en medio de mi fragilidad, esterilidad, aún en medio de mis dificultades en la que pareces abandonarme por completo y me veo vacía, sin rumbo, sin sentido, sólo sé que has venido a salvarnos y darnos la felicidad eterna, como dice en Habacuc 3,17-19  Pues aunque no florezca la higuera, ni den las viñas uva en adelante;  aunque falte el producto del olivo aunque falte el producto del olivo ,y se niegue la tierra a darnos pan; aunque no tenga ovejas el corral  y se queden sin bueyes los establos;  yo seguiré  alegrándome en Yavé, yo seguiré alegrándome en Yavé, lleno de gozo en Dios, mi Salvador. Yavé, que es mi Seño, es mi fuerza , Yavé, que es mi Señor, es mi fuerza,
Dios es un Dios de Amor-Vida y por eso nos ayuda con respuestas sobrenaturales para sacarnos de nuestros problemas, enfermedades, traumas, y todo aquello que nos ata a este hombre viejo.
Pero para ello es necesario creer y conocerlo caminar a su lado en continuo diálogo para no sólo provocar milagros sino que el mayor milagro es liberarme y librar a los oprimidos por sus males y pecados, predicar su Palabra y anunciar que el reino de Dios es amar a todos y cada uno de los que nos rodean creando reino en forma personal y comunitaria.
Marí­a, Madre del Amor, que estuviste al lado de los apóstoles, enseñándoles a seguir a Jesús y a vivir en forma comunitaria, enséñanos a vivir en forma personal y comunitaria, vivir el reino aquí y ahora
~
Dios es un Dios de Amor-Vida y por eso nos ayuda con respuestas sobrenaturales para sacarnos de nuestros problemas, enfermedades, traumas, y todo aquello que nos ata a este hombre viejo.
Pero para ello es necesario creer y conocerlo caminar a su lado en continuo diálogo para no sólo provocar milagros sino que el mayor milagro es liberarme y librar  a los oprimidos  por sus males y pecados,  predicar su Palabra y anunciar que el reino de Dios es amar a todos y cada uno de los que nos rodean creando reino en forma personal y comunitaria.
María, Madre del Amor, que estuviste al lado de los apóstoles, enseñándoles a seguir a Jesús y a vivir en forma comunitaria, enséñanos a vivir en forma personal y comunitaria, vivir el reino aquí y ahora.

Sal 18,34










 

17 Os 9,2


 

17

 

17  Os 9,2


 

17

 

17



 


 

18


 

 

19

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lo que hiciste por uno de ellos, a mí me lo hiciste

“DIOS ME CUBRE CON SU MANTO”