¿Te harás cargo de mi hogar amándolos sin acepción de personas? ¡Hazlos fieles discípulos míos!
Luc 5, 30-31; Mt 11, 28-30
“Vengan a mí los que van cansados, llevando pesadas cargas, y yo los aliviaré. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy paciente y humilde de corazón, y sus almas encontrarán descanso. Pues mi yugo es suave y mi carga liviana.»
Qué bonito es oír que alguien nos llama para pedirnos nuestras cargas, y sobre todo si ese Alguien que nos llama, nos ama…. y nos llama porque nos conoce porque sabe que somos limitados, que nos faltan las fuerzas, sabe que le necesitamos para amar, para servir para vivir este ideal de ser generadores de comunión.
El Señor nos llama a ir a Él, personalmente y como comunidad para conformar un Hogar según su corazón, donde se viva en comunión, donde todos nos sintamos amados por igual, donde nos hagamos cargo de las personas sin acepción de nadie.
vengan a mi todos los que van cansados, llevando pesadas cargas”,
¿Quién no tiene cargas?, cada día es levantarse a ver el negocio, los estudios, el trabajo, el apostolado, y no siempre el corazón está dispuesto a darlo todo, por eso la invitación del Señor es a estar con Él “vengan a mí, carguen con mi yugo”….el yugo es la unión con El, para poder ir a vivir todo lo que toca con ese lazo que es generador de comunión, sin el Amor no somos nada, ni podremos nada, fácilmente nos cansamos, y lo que empezamos con tanto entusiasmo se convierte en una carga que nos pesa…hagamos lo que hagamos si no lo vestimos con el Amor, nos cansará, nos aburrirá, no le encontraremos sentido y en lugar de generar comunión, generaremos, divisiones, rencillas, daremos anti-testimonios.
“Aprendan de mi que soy paciente y humilde de corazón”. ¿De donde te viene Señor la humildad y la paciencia?, ¡enséñanos! Cuando uno contempla la vida de Jesús, uno descubre que es de la unión, de la comunión con el Padre de dónde saca ese Amor, que le hace acoger a todos sin excepción, el Padre y Yo somos una misma Cosa, Él en mi, y yo en Él, así de fuerte es la unión de Jesús con el Padre en el amor del Espíritu Santo. Por eso se hizo hombre para enseñarnos a ir a la fuente de la Comunión: la Trinidad para ser pacientes y humildes de corazón, para generar comunión eclesial.
Por eso Jesús se hace Hogar, se hace acogida, “Vengan a mí,…y sus almas encontraran descanso. Pues mi Yugo es suave, y mi carga liviana”.
No demoremos en acudir al encuentro de quien amorosamente nos llama y nos reclama, porque sabe que solos no podemos. El Amor trinitario que recibimos en la oración, nos devuelve a la humildad, a la paciencia, para ser lugar de encuentro, casa, hogar de oración, para que quien venga a nosotros lo encuentre a Él, y todos podamos ser uno con El, hogares unidos, comunidades donde se viva el Amor que genera comunión.
El Señor nos invita a ser ese hogar que Él ha preparado en nuestro corazón, a través de nuestro carisma de la oración centrada en la Palabra, en cada encuentro El Señor nos ha hecho valorar nuestra vida, en su amor hemos encontrado todo y hasta más de lo que necesitamos para ser felices, nos hemos reconocido amados, valorados, estimados.
El, primero, nos ha acogido sin importarle como estábamos, por su Amor, nos ha sacado del vacío, del sinsentido dándonos una identidad, su misma identidad, de hijos del Padre, nos ha hecho sentir útiles para transformar el mundo creando ambientes fraternos, de comunión por medio de la Palabra de Dios, por su Palabra, nos ha sacado de la soledad ofreciéndonos una compañía personal, amorosa, permanente, con su Estilo de vida Jesús nos ha mostrado el camino para vivirlo del mismo modo con nuestros hermanos.
Un día Jesús llegó a la casa de Leví, (Mateo) y estuvo reunido con “gente de toda clase”, “con cobradores de impuestos y con personas malas” para enseñarnos que: «No son las personas sanas las que necesitan médico, sino las enfermas. No he venido para llamar a los buenos, sino para invitar a los pecadores a que se arrepientan.» Luc 5,30-31
Para Jesús no hay personas malas, no ve las clases sociales, no hace diferencias por los cargos o el dinero que tengan, Jesús ve el corazón enfermo por el pecado, por la ignorancia, y necesitado de sanación, de salvación, y por eso se junta con todos, para amarles y a través de ese trato, de esa amistad fraterna, de estar en comunión con ellos, sentados en la misma mesa, al mismo nivel, provocar en ellos el querer cambiar de vida, el arrepentimiento.
El Señor hoy día nos invita también a ser sus relevos. Tú, Verbum Dei, eres mi relevo, a ti discípulo de la Palabra elegido por amor, te encargo mi pueblo, acógeles en tu corazón, ese es el Hogar que he preparado para ellos, un lugar cálido donde encuentren abrazo de madre, de padre de hermano, encuentren una palabra que les levante, mi Palabra a través de la tuya, mi divinidad y tu humanidad unidas para atraer a muchos al Hogar.
A través de nuestro carisma: la oración centrada en la Palabra de Dios, el Ministerio de la Palabra, el Señor nos está dando todo para hacer Hogar, ser Hogar para todos, no necesitamos más que dejarnos ensanchar el corazón, ensanchar el espacio de nuestra tienda, para que con su Amor asegure nuestras estacas, para que sea nuestro corazón un hogar sólido, coherente, fuerte,( Is 54, 2-3) valiente, perseverante, capaz de abrirse a todos, sin hacer acepción de nadie.
Gracias Señor por llamarnos, por amarnos como somos, gracias porque nos confías a tus hijos, porque nos miras como discípulos generadores de comunión, porque has hecho de nuestro corazón, un Hogar donde tienen acogida todos sin excepción. Gracias Señor.
Madre Buena, Madre que generas comunión en los corazones, acógenos como hijos tuyos, para atraer a muchos al Hogar, para hacer de nuestras comunidades, escuelas de comunión para nuestros hermanos. Gracias Madre

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lo que hiciste por uno de ellos, a mí me lo hiciste

“DIOS ME CUBRE CON SU MANTO”